Audisalud
Audisalud
A+ A A-

La importancia de donar sangre segura en tiempos del coronavirus

La Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC, explica la importancia de donar sangre y cuáles son los requerimientos para hacerlo en un contexto signado por la pandemia.

 

Ante el advenimiento del COVID-19 y la implementación del distanciamiento social, preventivo y obligatorio, la Medicina Transfusional se vio afectada negativamente, dado que los Bancos de Sangre tienen cada vez menos concurrencia de donantes y la cantidad de pacientes que requieren transfusiones de sangre no disminuyó, sino todo lo contrario.

“Frente a los múltiples desafíos que nos presenta el COVID-19 es muy importante que los donantes voluntarios de sangre continúen con su acción solidaria”, remarcó la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC, y destacó que “existe una necesidad constante de donaciones regulares, ya que la sangre sólo puede conservarse durante un tiempo limitado y luego deja de ser utilizable”.

Cabe destacar que la sangre es un tejido constituido por una parte sólida- las células- y una parte líquida-el plasma- que circula por arterias y venas y está compuesto por agua, proteínas, sales minerales, lípidos y hormonas.

Bajo el lema “La sangre segura salva vidas”, este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) reafirmó la necesidad mundial de disponer de sangre segura para aumentar la esperanza y calidad de vida de los pacientes con enfermedades potencialmente mortales y llevar a cabo procedimientos médicos y quirúrgicos complejos.

¿Cuáles son los requisitos para donar sangre?

Todas las personas que tengan entre 18 y 65 años y gocen de buen estado de salud pueden donar sangre. Hoy en día, además de los requisitos contemplados en el cuestionario que se entrega en el momento previo a la donación- pesar más de 50kg, tener valores de presión arterial dentro de los límites que se consideran adecuados, no padecer enfermedades cardiacas o pulmonares, cáncer, anemia ni cualquier enfermedad que pueda ser transmitida por la sangre, entre otros requerimientos-, ahora también se suman algunas consideraciones vinculadas al COVID-19.

“Las personas que presenten síntomas, tales como fiebre alta, tos seca, cansancio y dificultad para respirar no están habilitadas para donar sangre. Por otro lado, aquellas personas que tuvieron contacto estrecho con algún caso de coronavirus pueden donar un mes después del contacto y aquellas que estuvieron enfermas pueden hacerlo tres meses después de la recuperación total”, explica la Dra. Valeria El Haj.

Es importante destacar que, a pesar de realizarse todos los análisis correspondientes para detectar enfermedades transmisibles por transfusión, existe el llamado “período de ventana”, es decir, el tiempo que transcurre desde que ingresa al organismo un agente capaz de transmitir una enfermedad hasta que es detectado por las pruebas de laboratorio. “Si en el transcurso del mes, luego de haber realizado la donación, el donante o alguna de las personas con las que convive presenta algún síntoma o son diagnosticados como caso confirmado o sospechoso de COVID-19, deberá informar por teléfono o correo electrónico al lugar en donde se realizó la extracción”, remarca la Dra. Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC.

Actualmente la Dirección de Sangre y Hemoderivados sigue los lineamientos de la OPS y del Ministerio de Salud de la Nación a fin de disminuir el riesgo de trasmisión del virus, preservar la salud de los donantes y seguir promoviendo la donación voluntaria.

Asimismo, en la Ciudad de Buenos Aires se modificó el esquema habitual para la donación voluntaria de sangre a través de la instalación, por fuera de los hospitales, de postas fijas de donación que se encuentran ubicadas en distintos barrios porteños. Además, para evitar la aglomeración de personas, se están brindando turnos de forma programada mediante la plataforma  www.donar.com.ar

Osde
Osde