Municipalidad de San Martín
A+ A A-

Se presentó la película "La Quietud"

Protagonizada por Martina Guzmán, una joyita del cine argentino.

 

El director de Mundo grúa, Leonera y El clan entre otros presentó lo que al parecer es la mejor película argentina del año.

Desde que empieza hasta el final la película incomoda. Nos adentra en un mundo del cual es muy dificil salir, ya que cre una átmosfera que nos hace querer saber que pasa en ese mundo oscuro de La Quietud.

Cabe destacar que todos los actores están en un nivel superlativo, que solo Trapero los puede llevar. Una película cien por ciento Argentina. Sin cooproduccion de afuera, lo que le dió al director más libertad para trabajar, obviamente con todo el riezgo que lleva hacerlo. Matanza cine se la puso al hombro y seguramente no le vaya mal porque la película es un joyita.
Arranca y cierra perfecta toda la historia y la manera de contarla.
una relación entre hermanas que va más allá de todo.
Un trapero que nos vuelve a deleitar con un film lleno de dramatismo y escenas fuertes.
La música también acompaña de manera brillante toda la película.

"La Quietud" hace referencia al lugar, al campo, a la sensación de serenidad, pero que se contradice con lo que pasa tras las paredes de la casa y los secretos que oculta

Para los amantes de la serie, podemos hacer un paralelismo con la serie "

bloodline". Donde los conflicto familiares salen a la luz y muestran la verdadera cara de cada uno de los integrantes.

Luego en charla con la prensa los protagonistas, dejaron algunas declaraciones para destacar:

Pablo Trapero:
El universo de "La Quietud" es profundamente femenino. El centro de la historia son las dos hermanas y la relación con su madre. Fue un desafío muy grande. Es la contrapuesta de el Clan, dónde las mujeres estaban en un segundo plano. Acá las mujeres toman el protagonismo.
Martina, Graciela y Berenice estuvieron muy presentes en el armado de las escenas. Fue una experiencia muy positiva en el set.
Casi todos los intérpretes estuvieron vinculados al proyecto desde una etapa muy temprana y participaron del largo proceso. A la hora de filmar pudimos darnos un tiempo para trabajar con los actores que no es habitual en el cine actual, donde se rueda a toda velocidad para bajar gastos. Esa posibilidad de intercambiar, de charlar mucho con ellos sobre cada personaje, le dio al set un ambiente muy lindo, de mucho disfrute. Pasamos de ciertas ideas y teorías que teníamos en el guión, que no deja de ser algo tentativo y abstracto, a encontrar ciertas verdades y realidades durante el rodaje.

Martina Gusman:
Fue un deleite trabajar con Graciela Borges. Compartimos escenas muy intensas y fuertes. Me fascinaba verla proponer cambios en la escena en pleno proceso.

Me interesaba aprender de los demás actores, ya que mi personaje interactúa con cada uno de ellos.
Fue una película de gran aprendizaje. Disfrutar de todos. Se vio un gran ensamble entre los actores.
Además la película habla de temas muy actuales.
Bérénice prácticamente vivió conmigo durante el rodaje de la película (y antes) para cultivar el vínculo y la química de las hermanas.

Joaquín Furriel: 
Desde un principio cuando nos encontramos con Pablo nos dimos cuenta de que involucrarnos creativamente era esencial para generar la atmósfera de la película.
Mi personaje es uno de los que más información tiene sobre la familia y el significado de #LaQuietud. Algunas cosas que se retratan son sacadas de la realidad, de cosas que pasaron en nuestro país. 
La película no es convencional, es incómoda, genera mucha atmósfera y eso puede ser muy interesante y desafiante para el público.

 

Por Leo Montaña (@soytoto81)

Osde
Osde