Zurich
A+ A A-

La moda de andar en bici

Normas y recomendaciones para conducir en bicicleta por la Ciudad.

 

Andar en bici genera efectos positivos sobre la salud, la economía y el medio ambiente y por ello cada vez más ciudades del mundo promueven su utilización. FIA Región IV para Latinoamérica comparte información esencial para que quienes quieran emplear este medio de transporte puedan hacerlo de manera consciente y responsable.

La bicicleta no solo se utiliza para pasear: ya sea como medio de transporte hacia el trabajo o como medio de trabajo, es una buena opción para reducir la contaminación y promover una vida saludable. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos cuidados para evitar accidentes.

Respecto de la utilización de la bicicleta como medio de transporte para trabajar, es una práctica que puede ser innovadora y revolucionaria siempre y cuando se realice a conciencia y cumpliendo con las medidas necesarias para conservar la salud y la seguridad de los ciclistas así como la convivencia con el resto de los medios de transporte.

Lo primero que deben tener en cuenta los ciclistas, al igual que el resto de los conductores, es que la bicicleta es un vehículo más y por lo tanto, tiene los mismos deberes, derechos y obligaciones que cualquier otro. Pablo Azorín, Jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de la FIA Región IV detalla cuáles son los requisitos legales, es decir, obligatorios, para quienes optan por este medio de transporte de acuerdo a la Ley Nacional de Tránsito y Seguridad Vial:

· Contar con un sistema de rodamiento, dirección y freno permanente y eficaz.

· Tener espejos retrovisores en ambos lados.

· Contar con timbre, bocina o similar.

· En el caso del conductor, llevar puesto siempre un casco protector, no usar ropa suelta, y que ésta sea preferentemente de colores claros, y utilizar un calzado que se afirme con seguridad a los pedales.

· El conductor puede ser el único ocupante con la excepción del transporte de una carga, o de un niño, ubicados en un portaequipaje o asiento especial, cuyos pesos no pongan en riesgo la maniobrabilidad y estabilidad del vehículo.

· Tener guardabarros sobre ambas ruedas.

· Contar con luces y señalización reflectiva

En la Ciudad de Buenos Aires, la red de ciclovías protegidas supera los 165 km y comprende carriles exclusivos para bicicletas, que resguardan a los ciclistas del resto del tránsito vehicular, conectándolos a su vez con los principales centros de trasbordo, universidades, escuelas y hospitales. En las calles y avenidas que no cuentan con estas áreas, la circulación está igualmente permitida, siempre siguiendo los requisitos y normas de tránsito vigentes para bicicletas en particular y vehículos en general.

“La seguridad en la bicicleta comienza por un mantenimiento correcto de la misma, así como el cumplimiento de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial, pero también es importante el aporte personal que cada conductor realiza, evitando las conductas riesgosas e implementando las recomendaciones que aportan a la seguridad propia y de terceros”, detalla Diego Cosentino, Gerente Regional FIA Región IV, y puntualiza cuáles son los principales consejos de mantenimiento y circulación.


Mantenimiento:

- Corroborar el correcto estado del engrase de la cadena para evitar roturas y tensión de cambios.

- Verificar el estado de frenos.

- Chequear la correcta presión de inflado de las cubiertas y profundidad de canales de las mismas.

Circulación:

- Utilizar siempre un casco de seguridad.

- Usar en lo posible ropa reflectiva. Dado que la bicicleta junto con los peatones son los usuarios más vulnerables de la vía pública, es clave que capten la atención del resto de los conductores desde la vestimenta, en especial en horario nocturno.

- Señalizar correctamente y con suficiente antelación las maniobras que se van a realizar con la mano izquierda y/o usando el timbre o bocina.

- No circular con auriculares ni utilizando el celular.

- En caso de que haya, circular preferentemente por bicisendas o ciclovías.

- Evitar la circulación por la vereda.

- Permanecer siempre fuera de los puntos ciegos de los vehículos y mantener contacto visual con otros conductores y peatones.

- No llevar objetos colgados en el manubrio, dado que puede provocar una pérdida del equilibrio o enredarse en la cadena y producir un accidente.

- Respetar siempre los semáforos y señales de tránsito.

- Darle prioridad al peatón.

- Sujetar el manubrio con ambas manos y con la derecha mantener los dedos apoyados en el freno.

- Circular siempre en el sentido del tránsito.

- Mirar hacia ambos lados antes de cruzar las intersecciones.

“La promoción de la bicicleta como medio de transporte para cubrir distancias cortas y medias es muy relevante a la hora de disminuir el impacto negativo sobre el medio ambiente, aunque un enfoque integral debe comprender, al mismo tiempo, otras acciones orientadas a mejorar la calidad del aire, de modo tal que los ciclistas no queden expuestos a factores de riesgo que podrían deteriorar su salud. Se trata de encarar una serie de acciones que contemplen a los usuarios, gobiernos de distintos estamentos y asociaciones de la sociedad civil en pos de regular el parque de bicicletas actual y propiciar las condiciones para su expansión de forma sustentable”, concluyó el Lic. Pablo Azorin, Jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de FIA Región IV.

Osde
Osde