A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: El cumple de mamá

El viernes pasado fue el cumple número 83 de mi mamá. Se llama Elba y es todo para mí. De ella sólo recibo afecto. Siento que nunca me soltó las manos. Me acuerdo de esas mañanas caminando para hacer las compras del día… Por la calle Loria, en Lomas, pasábamos por la carnicería, la panadería, la verdulería. Íbamos de la mano; yo era muy chico. Esos recuerdos nunca se van a borrar.

Hasta el día de hoy, ya bastante grandecito, cuando caigo en cama con fiebre, necesito que venga y me ponga su mano en mi frente para calmar cualquier dolor. Ser madre, creo, es eso: cuidar incondicionalmente de los hijos, no importa la edad. Porque Elba, además de ser la mejor cocinera, es el hombro que me sostiene y la que siempre está. Siempre le voy a estar agradecido y le debo la vida.

A pesar de que hace algunos años mi papá se fue y ella se quedó solita, la veo fuerte. El viernes festejamos en su casa, en Banfield, a la vuelta de la mía. Nos sentamos en la misma escalera donde nos sentábamos cuando todos éramos chicos, ahora con sus nietos. Nos reímos y nos divertimos. La familia… lo más importante de la vida.

De Puño y Letra por Lape: ¿Por qué?

A una semana de tu partida, todavía me sigo haciendo las mismas preguntas: ¿Por qué? ¿Quién decide? ¿Quién se equivoca? ¿Quién maneja los tiempos? ¿Por qué vos? ¿Y el café que nos íbamos a tomar? Necesito que alguien pueda explicarme, que responda las preguntas sin respuesta.

 

Nada de esto es justo. Ni el momento, ni el día, ni la hora. Vuelvo a ver algunos de los videos que tenemos (en más de 25 años trabajando juntos) y no me entra en la cabeza que ya no estés.

 

Como siempre les digo cada vez que pasa algo así, tremendo, inesperado, me acuerdo en lo efímero que es todo. El momento de ser felices es ahora, con lo que tenemos. Disfrutemos de las cosas sencillas, porque no sabemos qué pasará mañana-

 

Dulce, inteligente, hermosa, cálida, cordial. Hoy, Débora, te despedimos para no olvidarte. Que se sepa la verdad y que sea Justicia. Hasta pronto.

De Puño y Letra por Lape: Las sorpresas, un tesoro de la vida

Me encantan las sorpresas. Creo que son estímulos que nos alejan de la rutina, verdaderos tesoros de la vida. Un tesoro lleno de recuerdos que quedan guardados en nuestro corazón: vale más un grato recuerdo que cualquier cosa material que uno pueda conseguir.

Me gustaría compartir con ustedes una sorpresa de hace unos años que me dejó mucha felicidad porque, como ya les dije, sólo puedo asociar sorpresa con felicidad.

Era mi cumpleaños. Por mis horarios laborales, no había podido festejar con nadie de mi familia ni mis amigos. Recuerdo que eran las 20.20 cuando entraba al canal por el estacionamiento con mi camarógrafo Tito Tomeo; veníamos de hacer una nota, y a lo lejos vi una torta con velitas encendidas, moviéndose al compás de una pequeña brisa. ¡Ahí estaban ellos! Mica, Elvis y Silvia cantándome el feliz cumpleaños. Se quedaron sólo diez minutos y se fueron... Fue un festejo muy íntimo, solos los cuatro debajo de la autopista 25 de Mayo, fundidos en un abrazo interminable.

En ningún momento se me ocurrió que podrían hacer eso. Fue simple, pero fue lo que necesitaba para no sentirme solo. Estaba tan contento que lo tuve que contar al aire. Sin dudas, un momento único, de los más lindos que recuerde.

De Puño y Letra por Lape: Darle un giro a nuestro rumbo

Les quiero contar una historia. Cuando el adolescente Elvis Presley se acercó a grabar un tema que había compuesto para su mamá, la secretaria del dueño de la pequeña discográfica le preguntó: "¿Y vos a quién imitás?" Elvis, que estaba sentado en una sillita contra la pared, esperando su turno para probar suerte y lograr pegar el salto a la fama, le respondió tímidamente: "Yo no imito a nadie".

Se preguntarán por qué les cuento esta anécdota de uno de mis más grandes ídolos. Bueno, creo que resume muy bien una de las mayores virtudes que se pueden tener: la creatividad. Es que a Elvis, el tiempo le dio razón: él era auténtico.

La creatividad es como un haz de luz que puede iluminar ese oscuro rinconcito que tal vez tengamos abandonado. Hay creatividad en la cocina, en las salidas y paseos, en el trabajo, en el trato afectivo, en la amistad, el espectáculo, en las noticias, en la búsqueda de soluciones en incluso en la definición de los problemas. Lo importante es animarse a crear partiendo de creer que se puede.

Quiero que pierdas el miedo a equivocarte. Al fracaso. A perder. El que no intenta no gana. El que no provoca cambios no consigue cambios. ¡Cada día tenés la oportunidad de ser creativo en cada cosa que encarás, por más pequeña que esta sea! Hay pocas cosas imposibles para las personas creativas...

De Puño y Letra por Lape: No hay tiempo que perder

Uno de los grandes sueños que tuve desde que empecé a trabajar como periodista fue ganar el Martín Fierro. Me imaginaba subiendo al estrado después de escuchar mi nombre. Muchas veces recreaba en mi cabeza ese momento. Esa caminata. La excitación. Los nervios. Los saludos de mis colegas. El "gracias a Aptra, a mis viejos...". Etcétera.

Me costó muchos años lograrlo. Allá por el 92 festejaba el Martín Fierro de oro que ganó Fax. Sentía que mi granito de arena como productor me hacía en parte responsable de ese premio. Después seguí festejando los de Telenoche. Mucho después llegaron los propios, con TN Central en 2008 y TN de Noche como mejor noticiero del año 2009. Y el que tengo en casa como mejor conductor de 2009.

Era un sueño. Y caminé tras él. Durante un largo recorrido me caí un montón de veces. Me levanté. Y me volví a caer. ¡Arriba otra vez! Pero nunca desistí. Nunca bajé los brazos. Soñar no cuesta nada, como alguien dijo por ahí. El verdadero desafío es ir en la dirección correcta, la que nos conduce hacia nuestros sueños, por más lejos que estén.

Tomate un respiro y comenzá a imaginar y desear. Buscá un sueño, seguramente tendrás algunos. Y camina tras él. ¡No demores! ¡No hay tiempo que perder!