A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Las noticias que más cuestan dar

Hoy nos despertamos con una noticia horrible, de esas que duele dar: un colectivero de 26 años fue asesinado por pasajeros con los que mantuvo una discusión porque no tenían la tarjeta SUBE para pagar el viaje. Fue en Virrey del Pinio. Y fue absurdo: cuesta encontrar palabras para explicarlo.

Ver violencia en nuestras calles no es nuevo; y la verdad que ya no sorprende. Eso es lo peor de todo: nos acostumbramos a la confrontación, a estar peleados, a resolver los problemas con agresión. Hasta parece nosrmal ver a la gente discutiendo por un temas menores, como un incidente de tránsito.

La realidad , amigos, es que no vale la pena… el otro siempre va a ser más importante que una idea, unos pesos o un equipo de fútbol.

Todos tenemos problemas. La vida de hoy es intensa, complicada, agitada. Lo sé bien, porque día a día, gracias a mi trabajo, llego a conocer las historias de argentinos que la pasan mal. Pero muchos de ellos, que sufren de verdad, deciden dar el ejemplo, poner al otro por encima de sus dramas y demuestran que la tolerancia es el único camino para mejorar como sociedad. Me refiero a sentarse, mirarse a la cara, escucharse. ¿Intercambiar ideas, debatir? Claro que sí, es sano, pero sin agredirse.

“Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo nacen de una actitud de aprecio por los demás”. La frase es del Dalai Lama. La usé en mi libro “Prende el optimismo” porque expresa muy bien esa idea del respeto como único camino para progresar juntos en sociedad.

Creo fervientemente que un gesto, una sonrisa, un saber parar a tiempo antes de que la discusión deje marcas para siempre son señales que del otro lado se reciben. ¿Y si lo ponemos en práctica? Te lo dice un amigo.

De Puño y Letra por Lape: Ocho años volviendo a casa con vos

Seguimos de festejo. Así como la semana pasada le dediqué unas palabras a los dos años del inicio de Tempraneros, hoy les voy a hablar del festejo por el octavo aniversario de otra de mis grandes pasiones: la radio.

El último viernes comenzaba el sueño y el desafío de acompañarlos cada tarde en la vuelta a casa por La 100. Ese mismo año, el 2010, fue muy movilizante. Empezaba el Prende y Apaga, programa con el que recorrimos todo el país, llevando alegría y solidaridad; escribía el libro Prende el optimismo y lo presentaba en todo el país; la vida me golpeaba fuerte con la partida de mi papá, mi amigo y consejero, para nunca más dejarme; todo mientras seguía cada noche en Todo Noticias.

En el medio, hasta hoy, pasó de todo. Conocía y trabajaba con muchos amigos, algunos de los cuales siguieron otros pasos o decidieron cambiar de camino. Por suerte puedo decir que con todos mantengo relación.

Fueron 8 años de consolidación en mi oficio, de cambios constantes. Pasé de darles las buenas noches y decirles hasta mañana; a despertarlos con una sonrisa. Hubo cambios fuertes en mi vida familiar, que siempre me acompaña en todos los desafíos. Nació Lapeband, para llegar con música a sus vidas. Éxitos, fracasos… la vida misma. Ni más ni menos que lo que te puede pasar a vos.

Siempre con los pies en la tierra y con el micrófono de Atardecer de un día agitado en la mano. Gracias por ser parte del camino.

De Puño y Letra con Lape: La mejor sensación

No soy el más solidario. Tampoco el menos. No me gusta andar diciendo lo que hago por el prójimo. Lo que sí puedo contar es que disfruto mucho ayudando, seguramente siguiendo el ejemplo que me dieron mis padres; eso caló hondo en mí. ¿Y qué mejor que hacerlo con amigos?

El sábado, con Ale Lerner nos juntamos arriba del escenario. No nos unió la música, sino el teatro. Hicimos de dos ex superhéroes que no quieren ser olvidados. Dos tipos de buen corazón, que hacen justicia con honestidad… y torpeza. Fue para la obra Justo esta noche de mi hija Mica y sus compañeros de elenco. A sala llena, en el teatro Lude.

Nos divertimos mucho. Pero lo más importante es que fue por solidaridad con Amputados Sin Fronteras, la ONG de la que soy padrino. La solidaridad moviliza, emociona y contagia.

Estoy lleno de alegría. Quiero agradecerle especialmente a mi amigo Ale Lerner. Cuando le planteamos de jugar y actuar en esta obra para donar parte de lo recaudado dijo automáticamente que sí. No es fácil dejar a tu familia, no hacer un show y donar tu tiempo. Pero él lo hizo.

Y también gracias a ustedes, que me acompañaron en el teatro o por las redes. Ustedes también son parte de la solidaridad. Me hacen creer en que se puede ser un país mejor cuando dejamos de mirar nuestro propio ombligo. ¡Gracias de corazón!

De Puño y Letra por Lape: A dos años de cambiar nuestra vida

Cuando sonó el despertador sentí que se me acababa el mundo. Eran las 4 de la madrugada. Les hablo, claro, de lo que pasó hace poco más de dos años, el día de la primera emisión de TN de 6 a 10 o, como a mi me gusta decirle, Tempraneros.

Empezábamos a despertarte cada mañana. Fue fuerte cambiar nuestra vida. Y fue fuerte porque vos, porque te encontraste con un noticiario diferente. Serio, pero alegre. Que te informa y te divierte.

Todavía cuesta levantarse tan temprano todos los días. Creo que uno nunca se termina de acostumbrar a que el día se haga tan largo. Pero cuando hay tanta buena onda entre compañeros (no me quiero olvidar del equipo de técnicos y productores; sin ellos no podríamos trabajar con tanta tranquilidad) y se recibe una señal del otro lado, las cosas se hacen más fáciles.

Nuestro desafío es generarte actitud para que salgas a la calle con una sonrisa y que nunca dejes de soñar. Creo que lo estamos cumpliendo, porque hoy somos el noticiero más visto de todos. El que integra cada día a todo el país. ¡Les agradezco por ser parte de nuestro camino!

De Puño y Letra por Lape: Días de oscuridad

Se vienen días oscuros en la Argentina. No lo digo en un sentido figurado, sino literalmente: este miércoles es el equinoccio de otoño, momento del año en que el Sol forma un eje perpendicular con el ecuador y en que la duración del día es igual a la de la noche en toda la Tierra. De ahí en adelante, los días en el hemisferio sur serán cada vez más cortos y… las noches mucho más largas.

A mí, que me levanto todos los días a las 4 de la mañana para hacer Tempraneros, me resulta fácil notarlo, porque el sol aparece cada día más tarde. Y como soy un apasionado de la luz, se me nota en el humor. No es que ande todo el día enojado, por supuesto, pero sin dudas que la oscuridad nos tiende a tirar un poco para adentro, ¿no?

A la luz le debo mucho. El Prende y Apaga, mi querido programa, nació gracias a una luz que se encendió en un edificio. Según los expertos, la luz es una radiación que se propaga en forma de ondas. Pero para mí es mucho más que eso: creo que estar iluminado es estar cargado de una energía casi religiosa. ¿O no sintieron alguna vez, al llegar de la calle y encender una luz, que algo mágico se producía? El ambiente cambia. Se vuelve otra vez un mundo conocido, familiar. Calidez, intimidad, afecto. La luz es una señal; es una esperanza. Es la que ilumina nuestro camino, nuestro destino.

Como les dije, se vienen días oscuros. Pero yo, además de ser un apasionado de la luz, también soy un optimista. Y así como después de la lluvia siempre sale el sol; sé que después de la oscuridad vendrá la luz, otra vez. Y tampoco está tan mal aprovechar el frío para quedarse en casa mirando una peli. Con la luz prendida, eso sí…

Osde
Osde