A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Las cosas importantes

Si hay algo que nos permiten estos días de cuarentena es pasar más tiempo que nunca junto a nuestras familias. Ya van más de 40 días dentro de casa. Nos amuchamos. Nos abrazamos. Jugamos. Nos reímos. Nos cansamos y nos enojamos. A veces se nos acaba la paciencia. Son días que jamás olvidaremos.

 

Es una época especial para mí porque siempre me costó encontrar un equilibrio entre el trabajo y la familia. A veces uno está como loco haciendo un montón de cosas sin darse cuenta de que la vida pasa y los pibes van creciendo, ¿no?  

 

Ya les conté muchas veces que me arrepiento de no haber podido disfrutar muchas cosas con mis hijos. Me perdí cumpleaños, fiestas del colegio, tardes en el club... Durante años fui movilero. Viajaba tanto que no decía donde tenía que viajar, sino al aeropuerto al que iba o dónde tenía que tomar el auto.  

 

Un día volví de un viaje un sábado y el domingo me tuve que volver a ir. Mi hijo Elvis, que en ese momento tenía 7 u 8 años, se largó a llorar y me dijo: “No quiero que viajes más”. El lunes siguiente lo miré a mi jefe y le dije: “El nene tiene prioridad. No viajo más”.  

 

Los despido con un texto de Jessica Gómez que habla de las cosas importantes, como aprovechar más los momentos que compartimos con nuestros hijos. Se llama “Respira”. Usemos esta cuarentena para pasar más tiempo de calidad en familia. No tenemos excusas. Te lo dice un amigo.

 

Respira - Jessica Gómez 

 

“Serás madre toda tu vida. Enséñale las cosas importantes. Las de verdad. A saltar en los charcos. A observar a los bichitos. A dar besos de mariposa y abrazos MUY fuertes. No olvides esos abrazos y no se los niegues nunca. Puede que dentro de unos años los abrazos que añores sean los que no le diste.

 

Dile CUÁNTO LE QUIERES siempre que lo pienses. Déjale imaginar. Imagina con él. Déjale llorar. Llora con él. Las paredes se pueden volver a pintar. Los objetos se rompen y se reemplazan continuamente. Los gritos de mamá duelen para siempre. 

 

Puedes fregar los platos más tarde. Mientras tú limpias, él crece. Él no necesita tantos juguetes. Trabaja menos y quiere más. Y, sobre todo, RESPIRA. 

 

Serás madre toda tu vida. Él sólo será niño una vez”. 

Osde
Osde