A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Un Día del Padre especial

El Día del Padre siempre es un día especial. En casa nos pusimos a ver fotos viejas y me puse a pensar en todas las cosas que pasaron desde que nació Mica y me convertí en papá. Son muchos años. Pasó toda una vida. Pero las sonrisas y la actitud son las mismas. 

 

Con Bochi, Mica y Elvis formamos una familia con virtudes y defectos, haciendo el camino al andar. Aprendiendo a entender al otro. Un poco locos, claro. Porque lo que ustedes ven en las redes no es una pose; es una forma de vida. 

 

Yo a mi viejo Roberto ya no lo tengo, pero él siempre está. Y creo que mis hijos tienen a su abuelo a través mío. Soy un tipo feliz, como él me enseñó a ser. Mi papá fue, es y siempre será mi amigo, mi consejero, mi ejemplo de honestidad y de solidaridad. Siento un tremendo orgullo por él. Si soy divertido es porque tengo a quien salir. Si soy un enamorado de la familia es porque así me lo enseñó él. Y mi viejo no necesitó explicarme las cosas para que pudiera aprender. Él me enseñó haciendo. 

 

Estuve aprovechando la cuarentena para disfrutar de mis hijos como nunca. Por algo pasan las cosas: un día después del Día del Padre, después de meses encerrado, volví a la calle. También al canal, que es mi segunda casa. Con más cuidados que nunca para hacer lo que más me gusta. Quería compartir mi alegría con todos ustedes.  

 

Disfruten a sus padres, hoy y siempre. Y los que son papás, enséñenles a sus hijos con el ejemplo. Se los dice un amigo. 

 

Osde
Osde