A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: La mosca y la abeja

Te quiero contar una historia: un día salieron de paseo la mosca y la abeja. La mosca iba de basurero en basurero, recogiendo millones de microbios en sus patitas para después depositarlos en los alimentos de las familias, afectando la salud, el ambiente, la vida... 

 

La abeja, en cambio, iba de flor en flor, recogiendo el pólen, el néctar, para después fecundar las plantas y llevar la miel a todos los seres humanos, dando salud y felicidad. 

 

De la misma manera, todos los días salen a la calle dos tipos de personas: las moscas son aquellos que buscan en las conversaciones toda la basura que almacenan: el chisme, lo triste, lo negativo, lo que oprime... y luego lo cuentan a los demás. "Ah, no sabés lo que Fulano dijo de vos...". Todos escuchamos comentarios ese estilo, que no generan más que odio, rencor, tristeza, frustración e indignación. 

 

En el segundo grupo, el de las abejas, están quienes buscan noticias que ayudan a alimentar el alma y el espíritu. Lo bueno, lo positivo. Esas personas no pierden el tiempo buscando la basura; se quedan con aquellas cosas que los animan, que los motivan y los alientan a ser mejores. Y luego van llenando su ambiente con buenas noticias, mensajes de alegría y de paz. 

 

Lo bueno de esto es que solo se trata de una decisión. Nadie llega al mundo siendo abeja ni mosca; ni bueno ni malo. Depende de nosotros tomar la decisión y saber que nuestra palabra puede difundir buenos o malos mensajes. Seamos responsables. Seamos abejas. Te lo dice un amigo. 

Osde
Osde