A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Nada más lindo que una sorpresa

No sé si a ustedes también les pasa, pero a mí me encantan las sorpresas. Creo que esos estímulos que nos alejan de la rutina son verdaderos tesoros de la vida que quedan guardados para siempre en nuestro corazón.

 

Siempre digo que vale más un grato recuerdo que cualquier cosa material que uno pueda conseguir. Por eso me gustaría compartir con ustedes una sorpresa de hace unos años que me recuerdo con muchísima felicidad. 

 

Era un 6 de septiembre. Mi cumpleaños. Por mis siempre complicados horarios laborales, no había podido festejar con nadie. Ni familia ni amigos. Estaba triste; me sentía solo en esa fecha tan especial para mí. Eran las 20.20 y yo volvía al canal de hacer una nota con mi camarógrafo Tito Tomeo. Cuando entrábamos por el estacionamiento vi a lo lejos una torta con velitas encendidas moviéndose al compás de una pequeña brisa.  

 

¡Mi familia! Ahí estaban ellos: Mica, Elvis y Silvia cantándome el feliz cumpleaños. Se quedaron solo diez minutos y se fueron para casa. Yo tenía que seguir trabajando. Fue un festejo muy íntimo. Los cuatro solos debajo de la autopista 25 de Mayo, fundidos en un abrazo interminable.  

 

En ningún momento se me ocurrió que podrían hacer eso. Algo simple, pero fue justo lo que necesitaba para no sentirme solo. Estaba tan contento que lo tuve que contar al aire. Sin dudas, un momento único, de los más lindos que recuerde. 

 

Por eso siempre les recomiendo a todos que piensen unos minutos e imaginen una linda sorpresa para regalar a alguien que quieren. Va a llenar su corazón de felicidad. Y el tuyo también. Te lo dice un amigo. 

Osde
Osde