A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Una fórmula que nunca falla

Sé que soy un afortunado. Estoy agradecido de poder trabajar de lo que a uno le gusta y ama. Pero la vida laboral no lo es todo. Les cuento que la semana pasada fue particularmente dura y difícil para mí. Tuve problemas, como los tiene cualquiera. Y cuando la realidad te golpea así, tan fuerte, se te llena el camino de preguntas.

No es la primera vez que me sucede, claro. Por eso traté de responder de la única manera que conozco, esa que siempre me funciona: con una sonrisa. Pasé el fin de semana cerca de mi familia, haciendo las cosas que habitualmente no puedo hacer por mis obligaciones cotidianas. Como siempre les digo, traté de “no dejar para mañana lo que puedo hacer hoy”. 

Es en esos momentos de debilidad que uno se tiene que acordar que la actitud positiva está con nosotros. Sólo tenemos que provocarla. Vamos a caminar con siempre, y con actitud positiva vamos a hacer frente a los inconvenientes que surjan por el hecho mismo de estar en movimiento y andar. Como escribó la Madre Teresa de Calculta: “Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas!”.