A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Lo importante es el camino

La inesperada y terrible partida de Edgardo Antoñana me pegó duro. Nos pasó a todos los que tuvimos la suerte de conocerlo. Edgardo era gruñón, loco, carismático y, sobre todo, un buen tipo. Se lo va a extrañar mucho.

Estos hechos, repentinos y dolorosos, siempre me hacen pensar en lo rápido que pasa todo. Y en valorar lo que tenemos. Siempre estamos tras la búsqueda de la felicidad. Siempre decimos: “La vida será mejor después”. Después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarme, después de que crezcan los chicos. Siempre será después; siempre será mañana. Y la realidad es que lo único que tenemos es hoy.

No hay un camino para ser feliz; la felicidad debe ser nuestro camino, estar en el camino que elegimos transitar. Por eso, encontrar la felicidad en las pequeñas cosas debe ser una decisión. No hay mejor momento de ser feliz que ahora y con lo que tengo. Se trata de un proceso interno y absolutamente personal. Depende de nosotros, no de la gente que nos rodea, ni los resultados que obtengamos, ni las cirunstancias.

Disfrutemos de las cosas sencillas, de los pequeños momentos. Del abrazo de un hijo, el beso de tu pareja, la charla con ese amigo. Te lo dice un amigo. Hasta siempre, Edgardo.