A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: La pausa necesaria para seguir

Soy un afortunado. Mi trabajo, además de apasionarme, de vez en cuando me permite darme un gustito. Y conocer lugares increíbles. Este finde largo por el Día del Trabajador (¡feliz día, amigos!) lo pasé en Tierra del Fuego. ¡Una de las provincias más bellas de la Argentina! Les recomiendo a todos que alguna vez conozcan el Fin del Mundo.

Lo lindo, además, fue que pude viajar con Bochi, mi mujer. Veníamos de unas semanas complicadas. Vivimos a mil todo el año, de un lado para el otro, sin tiempo, apurados, preocupados… De vez en cuando está bien parar la pelota, no sólo para darle un descanso a la cabeza sino para conectarse con los afectos.

Soy un tipo que disfruta mucho del amor de la familia. Y no puede vivir sin ellos. Mis afectos son mis raíces, los hilos por los que me nutro para seguir. Y son la tierra firme sobre la que me sostengo cada día. Eso sí: a las raíces hay que regarlas. Todos podemos hacerlo.

Por suerte conseguimos tener una tregua necesaria y volvimos a sonreir. Bochi es todo para mí. El 26 de abril cumplimos 24 años de casados. Recién el domingo logramos brindar: por más amor, familia, salud y paz. Te lo quería contar.

Osde
Osde