A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Ahí donde el tiempo se detiene

Siempre me quejo de que me falta tiempo. Los que me conocen saben que, en los últimos años, las obligaciones laborales, las responsabilidades y el deseo de crecer me convirtieron en una verdadera máquina de trabajar. Es cierto que disfruto del periodismo y lo volvería a elegir mil veces, pero eso no significa que a veces no me sienta cansado, sin fuerzas.

Me resultaría imposible mantener el ritmo si no fuera porque mis cables a tierra. ¿Qué es un cable a tierra? Es conectarte con lo que te gusta, con lo que te da felicidad, con lo que te da placer, con lo que se puede disfrutar. Por más humilde que parezca, por más sencillo que sea, es eso que nos protege frente a la agitación cotidiana que suele atraparnos y en la que solemos caer presos.

Uno de mis cables a tierra es tomar mate en el fondo de mi casa. Pero el que más me apasiona es la música. Este finde lo aproveché para descansar y para disfrutar de mi grupo, Lapeband. Por más que esté cansado, siempre me nace una sonrisa del corazón al juntarme a ensayar con mis compañeros.

Y, al subirme al escenario, me acuerdo que todo vale la pena. Ahí el tiempo se detiene. El sábado, con un Loco Arte lleno vivimos la música en su máxima expresión. Hacemos lo que nos gusta, lo disfrutamos. Y eso, como siempre, se transmite. Ojalá que mi cable a tierra sea tu inspiración para que empieces a hacer lo que te gusta de verdad, a abrir las alas a lo desconocido, a buscar tu sueño. No importa lo grande que sea: volá, soltá. Vale la pena intentarlo. Te lo dice un amigo.

Osde
Osde