A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Intentando superar mis miedos

Todos llevamos un niño dentro. El mío es tímido y miedoso. Si yo les contara que durante la época de la secundaria en el ENAM de Banfield no podía hablar delante de mis compañeros porque no me salían las palabras, ¿ustedes me creerían? Porque es verdad.

Por suerte, con los años pude superar ese pánico escénico y hoy me animo a conducir programas, eventos y pararme a cantar sobre un escenario.

Otros miedos, en cambio… siguen ahí, latentes. Uno es el terror a las alturas. Por decirlo de alguna forma, prefiero jugar al ajedrez que subirme a una montaña rusa. Poco conveniente, entonces, irse de vacaciones al parque de diversones con las montañas más tremendas que conocí, con una familia que te arrastra a la aventura.

Debo reconocer que sentí pánico, pero le puse actitud: a los miedos hay que superarlos. E hice todo lo que me pidió mi familia. En mi Instagram subí algunos videos de Everest, una de las peores montañas rusas del parque. Te frena, arranca de golpe, para, se va para atrás y entra a una oscuridad absoluta a toda velocidad. La pasé mal y me divertí al mismo tiempo. Mucho más cuando vi mis caras en las fotos y los videos.

No sé si vencí el miedo, pero di el primer paso para lograrlo. Como siempre les digo, el que no intenta no gana. Y el que no provoca cambios no los consigue. Te lo dice un amigo.

Osde
Osde