A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Nuestra mayor virtud

Gracias a mi trabajo, todos los días, hace décadas, me enfrento a la realidad. Les conté miles y miles de historias que poco a poco me hicieron acostumbrar a lo noticioso, a lo llamativo, a lo novedoso. Por eso, lamentablemente, hoy hay pocas cosas que logran sorprenderme. Pero a algo que a mí, que tuve la suerte de crecer entre Banfield y Tucumán y que recorrí casi toda la Argentina gracias a mi trabajo como cronista de los noticieros de El Trece y TN, nunca me va a dejar de sorprender: la solidaridad.

Las experiencias que viví como movilero despertaron en mí afecto, comprensión, apoyo, compasión y empatía por el dolor ajeno. Tengo la suerte de ser escuchado a través de un micrófono, ya sea en radio o en televisión, por mucha gente, y esto me genera una mayor responsabilidad y la necesidad de utilizar ese poder para generar ayuda.

Yo también trato de dar una mano desde mi lugar. El sábado, por ejemplo, tuvimos una hermosa maratón solidaria con Lapebvand. Con mis amigos de la vida fuimos a la sociedad de fomento Villa Urbana de Villa Fiorito a donar los libros recolectados en nuestros dos últimos shows.

Fue verdaderamente emocionante ver la alegría que un libro provocaba en los chicos. También inauguramos la biblioteca, armada por ellos mismos con pallets. Hicimos un pequeño acústico (lo pueden ver en mi Instagram). El respeto que demostraron los pibes de Fiorito, que tantas necesidades tienen, fue emocionante. Ellos están muchas veces al margen de la sociedad y no es justo darles la espalda.

Ayudar me llena el alma. Estoy feliz cuando veo a los chicos sonreír. Creo que en la solidaridad ahí radica nuestra fuerza como sociedad y a partir de allí tenemos que construir. Estoy convencido de que el argentino es solidario. Y tenemos que estar orgullosos por esta virtud nuestra. A pesar de que a veces veamos en el otro un egoísmo, sé que dentro de ellos anida un espíritu sano.

No hay que ser millonario para ayudar. Dar no es regalar lo que nos sobra, sino entregar lo que el otro necesita: a veces tiempo, a veces amor. Es no mirar para otro lado. La solidaridad contagia y multiplica. Vayamos por ese lado. Te lo dice un amigo.

Osde
Osde