A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Por una Megafinal en paz

Se viene la Superfinal de América. Boca y River, los eternos rivales, a todo a nada por la gloria máxima en la Libertadores. El partido más importante de la historia del fútbol argentino. Para muchos, “la final del mundo”.

Nadie puede negar que hay mucho en juego. Diganmeló a mí, que soy fanático del Xeneize y sufrí como nunca el empate en La Bombonera (hay un video que lo prueba en el Instagram de Bochi). Pero todos los hinchas tenemos que aceptar que sólo puede haber un campeón.

El sábado, pase lo que pase, paremos la pelota y entendamos que el otro siempre va a ser más importante que un equipo de fútbol. Que la violencia y el odio no llevan a nada.

Nadie niega que todos tenemos problemas. La vida de hoy es complicada. El fútbol, para muchos, es una forma de canalizar los dramas personales.

Día a día, gracias a mi trabajo, llego a conocer las historias de argentinos que la pasan mal de verdad. Pero muchos de ellos deciden poner al otro por encima de sus líos y demuestran que la tolerancia es el único camino para mejorar como sociedad. Sentarse. Mirarse a la cara. Hablar. Escucharse. Intercambiar ideas, pero sin agresión.

Una de las frases que usé en mi libro “Prende el optimismo” y que siempre me gusta recordar expresa muy bien la idea del respeto como el único camino para progresar juntos. Es del Dalai Lama: “Casi todas las cosas buenas que suceden en el mundo nacen de una actitud de aprecio por los demás”. Creo firmemente que un gesto, una sonrisa, un saber parar antes de que la discusión deje marcas indelebles son señales que se reciben del otro lado. Hacerlo a tiempo puede ahorrarnos muchos disgustos.

Encaremos la Megafinal con esta actitud. Que el que gane festeje como lo merece y que el que pierda, que se la aguante. Pero que sea en paz.

Osde
Osde