A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Barajar y dar de nuevo

El viernes empecé mis vacaciones en Tempraneros. Seguiré unos días más en la radio. Después sí, entonces, llegará el esperado descanso.

Creo que nunca lo necesité tanto. El 2018 fue muy duro, difícil. Un año casi eterno, de irme de casa a las 4 de la mañana y no parar en todo el día. Profesionalmente fue impecable. De mucho trabajo y de rating alto, tanto en radio como en TV. Pero mientras tanto, en la intimidad me afectaba el dolor por la salud de mi familia. Por eso, por más exitoso que haya sido a nivel laboral, como no hubo salud, tan bueno no fue.

El trabajar tanto, además, me trajo algunos chispazos con quienes más quiero. Sé que hago más cosas de las que me permite el cuerpo. Nunca digo que no y a veces me llevo esa locura a mi casa, que no me deja disfrutar de mis hijos ni acompañar a mi mujer tanto como quisiera. Ya se los conté en mi cuenta de Instagram…

Para colmo, este enero arrancó con mi hijo lejos. Muy lejos. Elvis se fue a cumplir sus metas a una universidad extranjera. Ganó una beca, armó las valijas y, en vez de venirse de vacaciones con nosotros o sus amigos, se puso a estudiar. Es difícil tenerlo lejos por primera vez, especialmente en este momento difícil, pero a los hijos hay que dejarlos volar. El sabe hacia donde va.

En fin amigos, son días de reflexión para mí. De barajar y dar de nuevo. La vida misma. Pero siempre cerca de los afectos. Con Bochi pudimos construir una familia chica, pero de gran corazón. Cada uno con sus fortalezas y con sus debilidades. Con nuestras virtudes y problemas. Como la tuya. Por ahí se empieza a sanar. Te lo quería contar…

Osde
Osde