A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Lágrimas de felicidad

Siempre les hablo sobre mi amor por la familia y mi trabajo. Les conté también de mi dolor por haberme perdido de muchos momentos personales por estar cubriendo una noticia. El periodismo es el mejor oficio del mundo, pero cuando el tiempo pasa... no vuelve.

Cuando era chico, a Elvis, mi hijo mayor, por ejemplo, lo veía solo 15 minutos por día. Hace unos meses me confesó que esos 15 minutos en los que almorzábamos, jugábamos al ping pong o simplemente nos abrazábamos fueron los más valiosos para su infancia.

Elvis es bajo perfil. Responsable. Estudioso. Callado, reservado. Familiero. Ordenado. Buen hijo. Muy amigo de sus amigos. Sabe muy bien lo que quiere, a pesar de suedad. Tiene los conceptos de honestidad muy claros.

Hace unos meses decidió dar un paso importante en su camino: seguir aprendiendo durante sus vacaciones. Estudia Administración de Empresas. Se anotó en una universidad de Estados Unidos y ganó una beca. Y se fue, tras su sueño.

El día que se fue no pude acompañarlo al aeropuerto para despedirlo. Mi trabajo, otra vez, me lo impidió. Él seguramente me entendió, pero igual estuve triste. Y me volví a sentir en deuda.

Entonces apareció una idea. Creo que las sopresas son estímulos que nos alejan de la rutina, verdaderos tesoros de la vida. Un tesoro lleno de recuerdos que quedan guardados en nuestro corazón. Siempre digo que vale más un grato recuerdo que cualquier cosa material que uno pueda conseguir.

Bochi me ayudó a planear todo: el papá sorprendiendo al pequeño de la familia en una universidad lejana, sin que supiese nada. No fue fácil. Todo lleva su esfuerzo. Pero vale la pena.

En Nueva York lo eligieron el alumno más sobresaliente. Iba a recibir un diploma y quise estar ahí. No se imaginan lo que tuve que hacer para llegar a tiempo, esconderme, coordinar todo y pasar inadvertido. Una de sus compañeras fue mi “cómplice” en esta hermosa locura. Finalmente llegué a estar a metros de mi hijo cuando le entregaban su diploma. Nunca se imagino la sorpresa. Abrazarlo fue realmente emocionante. Hubo lágrimas de felicidad. Un momento que guardaré por siempre en mi corazón.

Pueden ver todos los videos en mi cuenta de Instagram. Les comparto mi felicidad y agradezco de corazón cada comentario generoso que me dejan. ¡Los quiero!

Osde
Osde