A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Cuando te agarran con la guardia baja

Mi mamá Elba es todo. Siento que nunca me soltó las manos. Me acuerdo de esas mañanas caminando para hacer las compras del día... Por la calle Loria, en Lomas, pasábamos por la carnicería, la panadería, la verdulería. Íbamos de la mano; yo era muy chico. Esos recuerdos nunca se van a borrar.

Hasta el día de hoy, ya bastante grandecito, cuando caigo en cama con fiebre, necesito que venga y me ponga su mano en mi frente para calmar cualquier dolor. Ella es el hombro que me sostiene y la que siempre está.

Por eso, la semana pasada, tras volver de unas vacaciones soñadas con Bochi y los chicos, la noticia de su internación me golpeó duro. Me agarró con la guardia baja y fue casi un nocaut.

Mi mamá, de 84 años, tenía una estenosis aortica severa y era necesaria una operación urgente para mejorar su calidad vida.

Por suerte, su camino se cruzó con el de Matías Sztejfman, una eminencia médica de nuestro país. Tiene sólo 39 años. Nació de la educación pública. Estudió en la UBA, se perfeccionó en Boston y en Madrid. Es el protagonista de una de las mayores revoluciones que ha experimentado la cardiología en muchas décadas: la irrupción del implante valvular aórtico transcatéter.

La operación fue un éxito. Pasamos una semana difícil, pero mi mamá ya está recuperándose en casa.

Matías podría trabajar en cualquier país, pero decidió quedarse en el nuestro. Es un orgullo argentino y necesitamos más personas como él.

 

Osde
Osde