Logo

De Puño y Letra por Lape: La lección del Rey

Todos saben quién es mi ídolo. Desde pibe, cuando me empezó a gustar la música, el rock and roll y la figura de Elvis Presley me cautivaron para siempre. Tanto, que terminé poniéndole su nombre a mi propio hijo.

Lo habrán notado: aún hoy en día, cuando me subo al escenario con Lapeband, trato de imitar algunos de sus movimientos. Su voz, desde ya, es inigualable...

De Elvis no sólo me gustan sus canciones. Una de sus mayores virtudes era su autenticidad. Les voy a contar una historia para explicarlo: cuando era adolescente, Presley se acercó a una pequeña discográfica para grabar un tema que había compuesto para su mamá.

Al presentarse en el lugar, la secretaria del dueño le preguntó: "¿Y vos a quién imitás?". Elvis, que estaba sentado en una sillita contra la pared, esperando su turno para probar suerte y lograr pegar el salto a la fama, le respondió tímidamente: "Yo no imito a nadie".

Se preguntarán por qué les cuento esta anécdota. Bueno, creo que resume muy bien una de las mayores virtudes que se pueden tener: la creatividad y la fe en uno mismo. A Elvis, el tiempo le dio razón.

La creatividad es como un haz de luz que puede iluminar ese oscuro rinconcito que tal vez tengamos abandonado. Hay creatividad en la cocina, en las salidas y paseos, en el trabajo, en el trato afectivo, en la amistad, el espectáculo, en las noticias, en la búsqueda de soluciones en incluso en la definición de los problemas. Lo importante es animarse a crear partiendo de creer que se puede.

Aprovecho para decirte que quiero que pierdas el miedo a equivocarte. Al fracaso. A perder. El que no intenta no gana. El que no provoca cambios no consigue cambios. ¡Cada día tenés la oportunidad de ser creativo en cada cosa que encarás, por más pequeña que esta sea! Hay pocas cosas imposibles para las personas creativas...

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.