Logo

De Puño y Letra por Lape: Rendirse jamás

Solemos dar muchas cosas por sentado. El fin de semana estuve en Salta grabando una nueva campaña publicitaria. Viendo una foto creativa que me sacaron en medio de la producción me puse a pensar en lo mucho que soñé estar en este lugar. Es cierto, quizás para los tiempos de ahora tardé mucho años, pero a veces las cosas se dan cuando se tienen que dar. Hoy me siento pleno y seguro. 

 

Siempre quise ser conductor y trabajar en la TV. Desde chico. A los 30 años yo creía que ya estaba preparado para estar adelantante de un noticiero. Mis jefes me decían lo contrario. Eso, en vez de hacerme bajar los brazos, me estimulaba más, me hacía esforzarme al máximo. 

 

Perseveraba. Aprendía. Cada caída, cada palo en la rueda me motivaba. Tuve que pasar por todos los lugares: fui asistente, productor, productor ejecutivo, productor de móvil, cronista, movilero… y después de casi 18 años de caminar la calle me dieron la oportunidad de conducir a la noche. No era el mejor horario, pero para mí era perfecto: era por fin una oportunidad, mi oportunidad. Al llegar las cosas tampoco fueron fáciles, pero juntos logramos cambiar el estilo de conducción de los noticieros. 

 

Tengo la absoluta convicción de que hay que caminar por la vida con actitud positiva. Desde chico sabía que para avanzar debía dibujar un punto lejos en el horizonte, bien alto, aunque me resultara al principio inalcanzable. Un punto hacia donde dirigirme, un punto que era un sueño. Intuía que era posible acercarme a él, pero tenía que ser perseverante en mi actitud: era la única forma de llegar a ser periodista y poder vivir de la comunicación.

 

Los riesgos estaban. Me caí, varias veces. Pero estuve obligado a levantarme, una y otra vez. Siempre les digo que lo importante es el camino.

 

Disfrutá cada paso que des en la vida. Nuestro momento es único e irrepetible. Es ahora. No después; porque después es tarde. Hacé. Equivocate. Volvé a intentarlo. Arriésgate. 

 

Buscá tu sueño, creé que es posible lograrlo, apuntá a lo más alto y trabajá día y noche para conseguirlo. A lo mejor nunca lleguemos, pero seguro vamos a estar más alto de lo que estamos ahora. Es lo que nos mantiene vivos. Rendirse jamás.

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.