Logo

De Puño y Letra por Lape: La solidaridad no se negocia

Se los digo siempre: soy un tipo con suerte. El último jueves me tocó conducir la Cena Anual Solidaria “Enzo Pagani”, de la Fundación Boca Social. El evento se hizo en la mismísima Bombonera y estuvieron presentes todos los jugadores y jugadoras del primer equipo de Boca. Para mí, un fanático del Xeneize desde pibe, fue un verdadero sueño. Y disculpenmé, pero no pude dejar mi cholulismo de lado y le pedí una foto a Carlitos Tevez, el jugador del pueblo.

 

Más allá de lo lindo de compartir un evento así en el estadio más icónico del mundo, lo importante fue la razón detrás de la cena: la solidaridad. Se recaudaron más de 40 millones de pesos que van a ser utilizados para ayudar en los programas sociales, de educación y deporte de la Fundación.

 

Ya se los he dicho alguna vez. Aunque parezca paradójico, soy un firme creyente de que los gestos solidarios también ayudan al que ayuda, por todo lo que le permiten experimentar y sentir. Lo comprobé en carne propia y lo pude ver en innumerables ocasiones. Estoy convencido de que el argentino es solidario: a pesar de que a veces veamos en el prójimo ese egoísmo que afea, sé que dentro de ellos anida un espíritu sano, que tienen guardado algún tesoro oculto que sale a flote por algún disparador externo. Y eso se ve cada vez que una tragedia afecta a nuestro país.

 

Es cierto que la solidaridad no vende, no genera rating. Pero, creeme, te va a ser sentir muy bien. Y ojo: ser solidario no depende de lo que tengamos, depende de la actitud. No hay que ser un potentado para ayudar. Dar no es regalar lo que nos sobra, sino entregar lo que el otro necesita. Es dar tiempo, dar amor. Es no mirar para otro lado.

 

La solidaridad rompe límites. Cuando hay actitud, las barreras no existen. Cuando las voluntades se unen, es más fácil salir del pozo. Seas de cualquier club o equipo, la solidaridad no se negocia. Te lo quería contar.

Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.