A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: La medida de la vida

¿Cómo se mide la vida? No se mide por puntos, como si estuvieses en un juego. No se mide por la cantidad de amigos ni por cómo te miran o te aceptan los demás. No se mide según los planes que tengas para el fin de semana o si el único plan es quedarse solo en casa. Tampoco según con quién salís, con quien saliste o por el número de personas con las que estuviste. Ni si nunca saliste con nadie.

 

La vida no se mide por tu fama ni la de tu familia; no se mide por el dinero que tenés en el banco. La vida no se mide ni por la marca de tu ropa ni por la del auto que manejás. No se mide por el lugar en el que estudiás o trabajás. 

 

La vida es mucho más que todo eso. Se mide según a quién amás o a quien lastimás. Se mide según la felicidad o la tristeza que uno puede llegar a causarle a la otra persona. Se mide con los compromisos que uno cumple. José de San Martín solía decir que no se puede prometer lo que no se puede o deba cumplir.

 

La vida se mide a través de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como un arma. Se trata de lo que uno dice, pero más de lo que uno hace. De dar y de recibir.

 

Si hay algo que nunca me perdonaría es ser falso. Siempre he creído que la clave del éxito está en que uno tiene que ser igual delante de una cámara, el micrófono de la radio, en la calle, en el gym o en casa. No sos distinto, ni más ni menos que nadie, por ser conocido. Sos el mismo, con tus alegrías y tristezas. 

 

Solo vos elegís la manera en la que vas a afectar a las otras personas. De esas decisiones, amigos, se trata la vida.

Osde
Osde