A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: La leyenda de la arena y la piedra

Les voy a contar una historia que apendí de una leyenda árabe. Es sobre dos grandes amigos que viajaban solos por el desierto y en un momento comenzaron a discutir. 

 

En medio de la discusión, uno de ellos le dio un cachetazo al otro. Su amigo, ofendido, no dijo nada y se puso a escribir en la arena: “Hoy mi mejor amigo me pegó una cachetada”. 

 

Callados, los dos amigos siguieron caminando hasta llegar a un oasis, donde decidieron meterse al agua.

 

En un momento, el que había sido golpeado comenzó a ahogarse. Su amigo, claro, se metío a rescatarlo y así lo hizo.

 

Tras recuperar el aliento, el agredido -y rescatado- tomó una piedra y escribó sobre otra: “Hoy mi mejor amigo me salvó la vida”. 

 

El otro, intrigado, le preguntó: “¿Por qué cuando te golpeé escribiste en la arena y ahora lo hacés sobre una piedra?”. 

 

Su amigo, sonriendo, le respondió: “Cuando un gran amigo nos ofende, debemos escribir sobre la arena, donde el viento todo lo borra. El perdón se encarga de hacerlo desaparecer, para siempre. Cuando nos pasa algo muy grande debemos guardarlo en la piedra de la memoria, en la del corazón, donde ningún viento podrá borrarlo”.

 

Se necesita solo un minuto para que te fijes en alguien, una hora para que te guste, un día para querelo, pero toda una vida para que lo puedas olvidar. La amistad va más allá de los momentos. Un gran amigo es el que está cuando los otros no están. Es el que está siempre. Te lo dice un amigo. 

Osde
Osde