A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: ¿Hay que esperar a la suerte?

Poca gente conoce la historia de Grahan McNamee. Es una de mis preferidas. Allá por la década del ‘20, Graham era un joven y desconocido cantante de ópera que vivía frustrado porque no conseguía trabajo como intérprete. Se ganaba la vida como empleado en el Tribunal de Justicia de Nueva York, pero sufría por no poder dedicarse a su gran pasión.

Un día, aburrido en el trabajo, notó a través de su ventana que en la calle estaban instalando un cartel. Intrigado, salió y les preguntó a los obreros qué significaba lo que se veía allí escrito. Eran las siglas de una emisora de radio, un medio de comunicación (por entonces) desconocido para la gran mayoría de la gente. A Graham, entonces, se le ocurrió que a lo mejor necesitaban algún cantante. Golpeó las puertas de la oficina, habló con el director de la radio y se ofreció a mostrar su voz al aire. Pero le dijeron que no: no necesitaban cantantes.

El tema es que Graham era curioso y perserverante por naturaleza. Pidió entonces ver las instalaciones de la radio y, cuando caminaban hacia el estudio, el director se percató de su llamativa voz. ¡Justo necesitaban un nuevo locutor! Nuestro personaje del día hizo la prueba y, 20 minutos después, comenzaba una de las más notables y destacadas de la radiofonía de Estados Unidos: la suya. ¡Hasta entró en el salón de la fama de EE.UU!

¿Fue “un tipo de suerte”? Bueno, puede ser. Pero en realidad su ánimo era positivo y sirvió como un imán para atraer una situación beneficiosa para su futuro.

De Puño y Letra por Lape: Lo más importante que tenemos

Vivimos días angustiantes en la Argentina. La desaparición y búsqueda del submarino ARA San Juan en aguas del Atlántico Sur nos mantienen a todos en vilo desde hace ya casi dos semanas, cuando se tuvo la última comunicación con el buque. Bien ustedes saben que yo soy un optimista por naturaleza: creo que mientras haya un mínimo de posibilidades de encontrar con vida a los 44 tripulantes, no hay que bajar los brazos. Intentar, intentar e intentar. No se merecen menos. Pero el tiempo pasa y, lamentablemente, las chances de tener un final feliz se desvanecen.

Este tipo de hechos siempre me hacen reflexionar acerca de lo frágiles que somos, de lo fugaz de la vida y de lo mucho que nos hacemos problema por cosas insignificantes. Lo más valioso que tenemos, queridos amigos, es el tiempo. En el pasado éramos y en el futuro seremos. Pero hoy somos. Es hoy cuando tenemos que disfrutar... de nuestros afectos, de nuestras pasiones, de nuestros cables a tierra.

Siempre pensamos que nuestro tiempo está por venir. Y tal vez nunca llegue. Ocupemos el tiempo con lo que nos haga felices junto a otras personas. Que sea un tiempo solidario, no solitario. Te lo dice un amigo.

De Puño y Letra por Lape: Ganar todos los días

No pudo ser. En el año de la primera nominación de Atardecer de un Día Agitado al Martín Fierro de radio, el premio fue para los colegas de Metro y Medio. Más que merecido. A pesar del resultado, estoy más que orgulloso de nuestro equipo. Y estoy feliz porque soy de los que disfrutan a cada paso. Mi intención, como siempre les digo, es transmitirles esta forma de vida para que ustedes intenten hacerlo de la misma manera: ser feliz con lo que hacen, con lo que tienen y con lo que son. Y eso va más allá de las victorias o derrotas circunstanciales.

Yo amo la comunicación. Sea en tele, en radio, con un amigo, con la familia o hasta en un evento. En medio de la locura del trabajo y los preparativos para el Martín Fierro viajé a Rosario para conducir la presentación del nuevo Mini Countryman. En el escenario hice lo que sentí. Hablé de perseverancia, actitud y hasta me di el gusto de cantar. Pasamos todos un lindo momento y creo que más de uno se fue pensando en los valores más importantes de nuestras vidas.

El premio no llegó, pero no hay nada que lamentar. Soy un afortunado. Estamos esperando el octavo año en La 100. Acompañándote cada tarde; latiendo mi corazón al ritmo del tuyo. Gracias por matear, por disfrutar y participar de Atardecer. Gracias por estar.

De Puño y Letra por Lape: Somos los Tempraneros

Hace ya varios meses que empecé a levantarme todos los días a las 4.30 de la mañana para hacer TN de 6 a 10. Hacía muchos años que no me tenía que despertar tan temprano regularmente y, créanme, uno nunca termina de acostumbrarse. Si todos los días te cuesta salir de la cama a las 7.30, imaginate lo que es hacerlo tres horas antes. No es fácil, para nada. Pero yo soy un afortunado, porque amo el periodismo. Y todo es más sencillo cuando hacés lo que te gusta.

Pero creo que, por mucho que me guste mi oficio, no podría hacerlo si en el equipo no hubiera buena vibra. Entre los Tempraneros la hay, y mucha. Eso traspasa la pantalla. Eso se nota: no por nada somos el noticiario más visto del país. El viernes a la noche nos reunimos todos (los que estamos delante de la cámara y los que están detrás) para festejar este pequeño gran logro. Charlamos, contamos anécdotas, nos emocionamos y brindamos.

Les presento a los Tempraneros. Nuestra felicidad es la tuya, porque todo es gracias a vos, que nos elegís cada día para despertar con una sonrisa. La misma que se ve en la foto.

De Puño y Letra por Lape: Todo llega

 

Ya les conté alguna vez que mi inicio en esta hermosa profesión que es el periodismo fue en una radio, hace 30 años. Desde el primer momento entendí que tenía al mismo tiempo una gran oportunidad y una gran responsabilidad: dejarle un buen mensaje a los oyentes. Un mensaje que sirva, que ayude; sin pensar en el rating, en el ego ni en ser más importante que la noticia. Usar el micrófono para informar, entretener y sacarte una sonrisa.

Me juré no decir nunca una mala palabra; y lo vengo cumpliendo. Siempre busqué darle un espacio a la solidaridad, a bajar un cambio en la locura de cada día, de hablar de respeto, deescuchar al otro, de hacerte pensar, de ayudarte a encontrar un camino para ser mejor persona. Sé que no es la fórmula del éxito; pero es la fórmula para ayudar a formar una sociedad mejor.

Siempre les digo que la perseverancia es el único camino. Y que todo esfuerzo, tarde o temprano, tiene su recompensa. Hace unos días salieron las nominaciones al Martín Fierro de radio y entre los candidatos al mejor programa periodístico vespertino en FM aparece Atardecer de un Día Agitado. Es mi primera nominación en 30 años. Llegó gracias a ustedes, que escuchan la 100 cada tarde. Y gracias a mis compañeros, quienes hacen posible hacer un programa sano y solidario, siempre trabajando con una sonrisa. Es otro sueño cumplido. Todo llega, solo hay que saber esperar.

Osde
Osde