A+ A A-

“Bríndese un coffee break y vea lo que el café le brinda a usted”

Cuenta la leyenda que un pastor etíope de nombre Kaldi, después de observar lo activas que se encontraban sus cabras cuando comían los frutos del cafetal, decidió probar qué efecto tenían en él. Asombrado, decidió presentar su hallazgo a unos monjes que, aterrados por las propiedades del fruto mágico, lo arrojaron al fuego. Al tostarse, el café desprendió su característico aroma y conquistó a los etíopes para siempre.

Esta bonita leyenda es solo el principio de una relación de siglos entre el hombre y el café, pero también de Etiopía y este preciado producto.

Su elaboración comienza con el grano verde, aún sin tostar; éstos se lavan y a continuación se tuestan en un plato sobre el que se van dorando lentamente. Una vez tostados, los granos se muelen a mano en un mortero y se vierten dentro de una jarra de barro de cuello estrecho y base ancha llamada Jebena, que se coloca previamente con agua.

Tanto en el mundo occidental como en los mercados emergentes, el consumidor final empieza a percibir el café no solo como una bebida, sino como una experiencia para los sentidos. Una imagen natural, una apariencia física adecuada, una presentación atractiva y sabores diferentes son hoy, sinónimos de una café de calidad.

Los distintos cafés del mundo se clasifican por su calidad y la primera manera de diferenciarlos es por la especie vegetal al que pertenecen: Arábica considerado como de mejor calidad y menor contenido en cafeína; Robusta señalada como de menor calidad pero con más contenido en cafeína y sabor; finalmente Libérica y Excelsa considerados ambos como de baja calidad.
También se clasifican por el tamaño de los granos y finalmente por la altura sobre el nivel del mar en donde se han cultivado las plantas, pues se considera que a mayor altura es mejor la calidad del grano.

La apertura de nuevos espacios de consumo ha estimulado la cultura del café, ofreciendo nuevos sabores, mezclas y además, nuevos ambientes para consumir esta bebida. ”En Argentina, si bien el tiempo para compartir un encuentro social en la cafetería sigue primando, para otro sector de consumidores (los jóvenes especialmente), la velocidad y practicidad es lo fundamental, por lo que cada vez son más quienes optan por consumir el café durante el trayecto entre sus actividades diarias: oficina, universidad, gimnasio, etcétera”, sostuvo Analia Álvarez, Jueza Sensorial Internacional de Café.

El camino hacia la especialidad, fue la meta de Lucas quien pese a su corta edad (34 años) pudo combinar experiencia con ganas de innovar. Él aperturó @cafebudapest en una calle aledaña al microcentro porteño, cuyo sueño comenzó a disfrutar como barista apasionado por su trabajo. Y no solo en las grandes ciudades de Europa del este, también en las localidades más pequeñas de Italia e incluso a nivel de barrio. Un café más selecto pero más personal, uniendo tecnología con lo artesanal. Lucas cree que un buen producto es el resultado de la suma de sus partes; si una pieza falla, todo esfuerzo será en vano. Por eso en una cata de café se analizan todos los aspectos de la bebida que definen su fiel estilo. Si en un espresso es fundamental fijarse en la crema, en las elaboraciones con leche es la espuma del café la que tiene el gran protagonismo.

El viajar, conocer, arraigarse de cierto modo a lo que le apasiona, hizo que desde un pequeño local la gente aprenda, disfrute se tome una pequeña pausa y convierta ese instante en un momento del día.

El café está dejando de ser una bebida “de adultos” para conquistar cada vez más al público joven. Ya enamoró a los hipsters y ahora a los millennials, que continuarán consumiendo cada vez más café y no solo por seguir la moda de turno.

Si bien las cafeterías querrán atrapar al consumidor joven con recetas novedosas, empiezan a apreciar también el café más tradicional. El cafetero novato llega ahora enganchado con frappés y cold brew y de ahí pasa a descubrir el café de toda la vida, eso sí, en un ambiente moderno y urbano.

Finalmente hay que considerar la mano de quien va a realizar la preparación del café, ya que se trata del último eslabón en esta larga cadena que va desde un mítico pastor etíope hasta la taza que tienes en tus manos.

Natty Cabre
Periodista-Panelista
Redactora freelance
Twitter: @nattycabre
Instagram: @nattycabre

Osde
Osde