A+ A A-

Cáncer de cólon: Apuntan a la prevención y estudios de control a partir de los 50 años para reducir casos

El cáncer de colon y recto es un problema de salud pública mundial. En Argentina, según las estimaciones de incidencia del Observatorio Global de Cáncer de la OMS, en el 2018 se diagnosticaron 15.692 casos de cáncer colorrectal en ambos sexos, cifra que representa el 13% del total de los tumores malignos.

En incidencia se ubica en el segundo lugar, después del cáncer de próstata en los hombres y el de mama en mujeres. Y respecto al índice de mortalidad se supo que en2017 ocupó el segundo lugar en frecuencia, con el 12% del total de defunciones (7.499) por tumores malignos. Mientras que en la actualidad, se estima que mueren 21 personas por día por cáncer colorrectal en nuestro país.

¿Cómo se origina?
Es una enfermedad que comienza en las células que tapizan la capa interna del intestino grueso, llamada mucosa. Normalmente, las células crecen y se dividen produciendo células nuevas que reemplazan a las que van muriendo. Pero a veces este proceso se descontrola, y estas células nuevas se siguen formando, a pesar que el cuerpo no las necesita y otras células viejas no mueren cuando deberían hacerlo. Como consecuencia, se forma una masa de tejido llamado tumor.

El cáncer es un tumor maligno donde las células son anormales, se dividen sin control, pueden invadir y destruir tejidos a su alrededor, entrar a los vasos sanguíneos o linfáticos y diseminarse a otros órganos.

En colon y recto en más del 80 % de los casos, se genera primero un pólipo benigno por este crecimiento anormal de las células, denominado adenoma, que crece lentamente y tarda aproximadamente 10 años para transformarse en cáncer. Es por eso que este tipo de cáncer es evitable y detectado a tiempo aumenta las chances de curación.

¿A quiénes afecta?
Principalmente a personas mayores de 50 años. Aunque en los últimos años fue visible el aumento de la incidencia en personas jóvenes. En el 75% de los casos el cáncer de colon se desarrolla en personas que no tienen antecedentes personales ni familiares de esta enfermedad.

El resto se produce en pacientes con algún factor de riesgo, como antecedente personal de adenomas únicos o múltiples, cáncer colorrectal previo o enfermedad inflamatoria intestinal (Colitis Ulcerosa ó Enfermedad de Crohn), y antecedentes en familiares de cáncer colorrectal o de adenomas únicos o múltiples.

Diagnóstico precoz para salvar vidas
Se puede prevenir y curar si se detecta tempranamente. Está comprobado que los países desarrollados que implementaron programas de detección precoz lograron disminuir la incidencia y la mortalidad por cáncer colorrectal.

Se puede prevenir mediante la indicación de un test de sangre oculta en materia fecal y/o colonoscopia y si es detectado a tiempo se extirpa el pólipo antes de que se convierta en cáncer. Cuando un cáncer de colon o recto es diagnosticado mediante estos estudios, en una etapa temprana, se puede curar en más del 90% de los casos y con tratamientos menos invasivos.

  • Test de sangre oculta en materia fecal inmunoquímico (TSOMFI). Se utiliza para saber si hay presencia de sangre en la materia fecal, generada por los pólipos o por el cáncer, que no es observada a simple vista.
  • Colonoscopía. Es un estudio que se realiza introduciendo un tubo flexible con una cámara en el intestino a través del ano y permite examinarlo de manera minuciosa. En el mismo momento se pueden extirpar los pólipos, evitando que los mismos crezcan y se malignicen.
¿Quiénes pueden realizarse estos estudios?
  • Todas las personas de 50 a 75 años aunque no tengan síntomas ni antecedentes personales ni en la familia.
  • Ante la presencia de síntomas: sangrado por ano, cambios en la forma y periodicidad habitual para evacuar, dolor abdominal, anemia o pérdida de peso.
  • Pacientes con Colitis Ulcerosa o Enfermedad de Crohn.
  • Personas con familiares cercanos (padres, hermanos o hijos) que hayan tenido cáncer de colon o recto o pólipos adenomatosos.
  • Pacientes que tuvieron pólipos adenomatosos o cáncer colorrectal.
Es importante remarcar que aquellas personas con antecedentes personales o familiares deben comenzar con los estudios preventivos a edades más tempranas.

Recomendaciones de la Asociación Argentina de Cirugía para prevenir el cáncer de colon
  1. Consumir una dieta rica en fibras
  2. Disminuir el consumo de carnes rojas y grasas de origen animal
  3. Ingerir productos ricos en calcio
  4. Realizar actividad física de manera regular
  5. Evitar el sobrepeso
  6. Disminuir o evitar el consumo de alcohol
  7. Evitar el consumo de tabaco
El cáncer colorrectal debe ser tratado por un equipo multidisciplinario, que incluya cirujanos especializados, endoscopistas, oncólogos, especialistas en diagnóstico por imágenes y especialistas en radioterapia.

El tratamiento puede ser realizado mediante endoscopía, cirugía, radioterapia, quimioterapia o terapia biológica. Se puede abordar cómo tratamientos únicos o combinados, de acuerdo al estadio y localización de la enfermedad, y a la edad y estado general del paciente.

Asesoró: Dra. Sandra Lencinas, MN 90633. Coordinadora Comisión de Endoscopía Flexible Asociación Argentina de Cirugía. Staff Servicio de Endoscopía Hospital Alemán de Buenos Aires