A+ A A-

De Puño y Letra por Lape: Atrapado para siempre

Hola amigos. Después de haber vivido toda la familia un momento difícil, de incertidumbre, de no saber el desenlace... estamos volviendo a disfrutar cada instante.

Les dejo una foto con Mica y sus personajes. Ella volvió a reír y a hacer reír. Juntos estamos aprendiendo a valorar estos momentos. Los detalles. Los pequeños momentos. La pandemia nos hizo darnos cuenta de que hay que preocuparse por las cosas que valgan la pena.

Estar con mi familia es mi equilibrio. Dar y recibir amor es tan necesario como el alimento, el agua y el oxígeno que necesitamos para vivir. Saber que alguien nos espera, que se preocupa por lo que nos pasa y que se alegra de nuestras alegrías es lo mejor que nos puede suceder.

El afecto es como la energía que fluye y se traslada de una persona a otra. Los gestos, las pausas, las sonrisas, un guiño de ojos o un suspiro son señales que se reciben del otro lado. Somos seres incompletos, necesitados de los demás, del reconocimiento, del cariño, del amor. Todos necesitamos una sonrisa, un abrazo, un beso, un llamado para poder seguir. Por eso nunca dejo de demostrar afecto a quienes quiero. Y después de lo que me pasó, lo reafirmo más que nunca.

Sepan que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por primera vez el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre. Y tanto ella como Elvis aún siguen de mi mano... Te lo dice un amigo.

De Puño y Letra por Lape: Volver de a poco

Hola amigos. Espero que anden bien. Una vez más gracias a todos por la generosidad, por estar y por preguntar como estoy. Son todos muy amables.

Les cuento que me voy recuperando de a poco, haciendo todo lo que me dicen los médicos. El long-covid es complicado. Estoy tratando el estrés postraumático con los especialistas y todo lleva un proceso que tengo que transitar.

Uno va a aprendiendo un montón de cosas y se para desde otro lugar. Soy la misma persona, pero con otra perspectiva. Sigo tratando de aprender todos los días, conocerme y de ser un poquito mejor.

La buena noticia que les quería contar es que volví a TN. Nos volvemos a encontrar los amigos que te alegran las mañanas. Los médicos me autorizaron a hacer dos horitas en Tempraneros a partir de las 8, dos horitas al mediodía en el Noticiero 13 y tres horas en radio La 100 por la tarde. Es una linda prueba para mis pulmones.

Sean felices hoy, disfruten del día hoy. Abracen a la familia y los amigos hoy, pero cuidensé mucho. Se los digo de todo corazón.

Volver de a poco, pero volver. De eso se trata. "No duele para que sufras, duele para que cambies...". Y en eso estoy.

¿Nos vemos mañana?

De Puño y Letra por Lape: Volver a empezar

Hola amigos. Quería compartir mi felicidad con ustedes. Hace solo unas semanas estaba peleando por respirar, agitado, con la ayuda de un casco con oxígeno. Ayer volví al Noti 13 del mediodía.

Empecé de a poco: solo dos horas de aire para ver cómo responden los pulmones, que aún están con neumonía, pero en constante mejora. A medida que el neumonólogo me autorice volveré a Tempraneros. Aún siento mucho cansancio en el cuerpo y tengo algo de tos. Es normal. El médico me dijo: "Tu cuerpo ahora es como un auto con un motor nuevo. Está en 'ablande'. Vamos despacio". Y así será.

Se trata de volver a empezar. Con los mismos sueños de mi inicio, pero con otra experiencia en la espalda. La de tocar fondo. Cuando uno llega a este lugar, cambia la perspectiva. Mira todo con otros cristales.

Muchas gracias de corazón a mis compañeros de ruta y a todo el equipo de producción de Noticiero 13, que me recibió con una sonrisa. Ahora todo es fe y perseverancia.

Para llegar lejos no hace falta correr, hace falta nunca dejar de caminar. Y en eso estoy ahora...

¡Gracias a todos por la generosidad de siempre!

De Puño y Letra por Lape: Seguir dando pasos

Hola amigos. Les cuento que cada día que pasa me siento mejor. Es una felicidad ver el avance en mi recuperación. Cada paso a su tiempo. Sin apuro.

Es una bendición ver la luz del día y más hermoso todavía es disfrutarlo con la familia.

Saben ustedes que la luz es especial para mí. El Prende y Apaga, mi querido programa, nació gracias a una luz que se encendió en un edificio. Creo que estar iluminado es estar cargado de una energía casi religiosa. ¿O no sintieron alguna vez, al llegar de la calle y encender una luz, que algo mágico se producía? El ambiente cambia. Se vuelve otra vez un mundo conocido, familiar. Calidez, intimidad, afecto. La luz es una señal; es una esperanza. Es la que ilumina nuestro camino.

Aunque el Covid deja sus secuelas, no tengo dudas de que las voy a ir superando con tranquilidad.

Por ahora sigo trabajando unas horas en el Noti 13 y en la radio, como me indican los médicos. Y pronto les contaré otra sorpresa...

Dar pasos cortos, pero seguros. De eso se trata. Si vas en la dirección correcta, tarde o temprano vas a llegar. A lo único que tenemos que temerle es a permanecer inmóviles, a quedarnos quietos. A no intentarlo. Sepamos que en la oscuridad solo podemos ver las estrellas. Gracias por estar siempre. Te lo dice un amigo.

De Puño y Letra por Lape: Volver a disfrutar de las pequeñas cosas

Cuando estaba internado en terapia intensiva siempre le decía a Bochi que soñaba con desayunar descalzo debajo de los árboles y salir a caminar por el barrio. No deseaba más. No quería más. Solo eso. Extrañaba ese pequeño placer. Tan simple. Tan hermoso. Tan único.

Eran esas, las cosas mínimas, las que me motivaban a mejorar. A salir del pozo. Aún respiraba gracias a la ayuda del oxígeno. No sabía cuánto tiempo iba a estar con el respirador ni cuánto tiempo más iba a estar internado. No importaba.

Y sin embargo mi sueño era ese. Tan sencillo: volver a caminar por mi lugar. Por mi barrio. El que me vio nacer. Donde está mi familia y donde están mis amigos. Son muchos años en el mismo lugar. Muchas personas que crecimos juntas.

Después de dos semanas en recuperación, ahora es lo que hago en mi casa. Les quiero contar mi felicidad. Mi progreso es lento pero firme. Avanzo muy de a poco. Pero avanzo. Como siempre les digo: pasos cortos, pero seguros. Siguiendo el tratamiento con la kinesióloga.

Empecé́ caminando muy despacio 5 minutos por día. Luego superé la barrera de los 15. Y así. Me canso, sí, pero camino. Y eso es maravilloso. Con perseverancia, voy recuperándome. Estoy feliz. Se los quería contar a ustedes que siempre son tan generosos conmigo y se preocuparon tanto. Gracias, gracias, gracias.... vamos por más...